12.11.2019 |
Juanjo Conejo
11:15
12/09/19

Todo es cuestión de actitud

Todo es cuestión de actitud

Una piedra en el camino, puedes tropezar con ella, puedes pelear con ella, o puedes construir sobre ella un castillo. Una rosa en el camino, puedes pincharte con sus espinas, puedes arrancarla y dejarla moribunda, o puedes disfrutar de su belleza y fragancia. La actitud es el comportamiento de una persona frente a ciertas situaciones. De esa actitud depende la victoria o la derrota.

Puedes sentirte víctima de una situación, o puedes convertir la situación en aliada, aprendiendo y creciendo a través de ella. Con una gran actitud hasta puedes renacer de las cenizas. El que estas palabras escribe habla desde la propia experiencia. Confieso que un día deseé la muerte. El dolor que experimenté (físico y emocional) hizo que apreciara más la vida. Estoy vivo, sigo respirando, no tengo nada, lo tengo todo, ¿qué más quiero?

Tomo el camino de Gallecs rumbo al bosque de los sueños, desde allí diviso mi ciudad, Mollet aún duerme, pronto amanecerá. El primer rayo de luz abre una grieta en el espacio, y un susurro llega a mis oídos sostenido sobre las alas del aire:

“Podar ramas, ahondar raíces.

Quemar pasado, sembrar futuro.

Soltar amarras, izar velas.

Rendir armas, pedir perdón.

Odiar nada, amar infinito.

Cerrar ojos, abrir corazón.”

Capturo el susurro en un bloc de notas, serán mis deseos para el próximo año. Nuevas ilusiones, nuevos proyectos, navegando en un barco de papel, el cual, aun siendo frágil, me llevará a mi destino: a esa tierra llamada libertad.

Mi ciudad ya ha despertado. Regreso por el mismo camino con el ánimo renovado. Nací aquí hace setecientas treinta y tres lunas. Mollet ha cambiado. Yo he cambiado. Pero en el fondo sigo siendo el mismo niño que jugaba entre los árboles de Els Pinetons y aún creía en los Reyes Magos. Porque, como dije al principio, todo es cuestión de actitud.

Comentarios