21.09.2018 |
Alexandra Conejo
11:06
05/07/18

Soñar es luchar

Soñador: “Que sueña mucho”, “que cuenta patrañas y ensueños o les da crédito fácilmente”, “que discurre fantásticamente, sin tener en cuenta la realidad”. (Real Academia Española. 2018)

Los títeres de la sociedad moderna no sienten mucha simpatía hacia la figura del soñador, la definición de la RAE es un claro reflejo de ello. Pero, ¿realmente eso es un soñador? Tratemos de redefinir su significado tomando como ejemplo la historia de José, el rey de los sueños.

Con 17 años José comenzó a soñar en grande y a creer con entusiasmo y firmeza en que se harían realidad. A diario recibía las mofas de sus hermanos, quienes llevados por la envidia acabaron vendiéndolo como esclavo a unos mercaderes. Con lealtad sirvió a su amo, y con fe aceptó, posteriormente, que lo condenaran a prisión injustamente. Finalmente, a sus 30 años José fue puesto en libertad y nombrado gobernador de Egipto, convirtiéndose en el responsable de provisionar a su pueblo de víveres durante los 7 años de escasez.

La conclusión de esta historia es que José no sólo salvó a su propia familia del hambre y la miseria, sino que también salvó a toda una nación de la pobreza. José no sólo fue capaz de perdonar a sus hermanos, sino que además fue capaz de darle un significado a su traición, aceptando con humildad que todo lo vivido fue necesario para, finalmente, proveer de abundancia a su familia y a todo Egipto. José entendió su misión de vida.

Desde esta nueva perspectiva, un soñador es aquel que ha mantenido intacta su esencia a pesar de todas las dificultades de la vida porque nunca ha dejado de confiar en que de sus peores experiencias logrará extraer el mayor beneficio.

A ti, soñador, que te empiezan a faltar las fuerzas. No tengas miedo a la violencia de tus hermanos, no evites tu Egipto y no vendas tu alma a los intereses de una sociedad que castiga lo diferente y genuino. Para encontrarse hay que perderse, y el reto es que sigas caminando contracorriente, tus sueños te esperan más allá del horizonte.

Comentarios