Imprimir

Espalda y Futuro

Esmeralda Ponce |

clicama | 30 de d’octubre de 2019

Preocupa seriamente el ver cada día a muchos niños y adolescentes cargando con mochilas que pesan, según los expertos, entre el diez y el quince por ciento de su peso corporal.

Las recomendaciones que se proponen despiertan el asombro, ya que no van al fondo de la situación: sugieren tiras anchas, peso repartido entre los dos hombros  para equilibrar, un cinturón al pecho o la cintura…, pero no plantean un cambio a niveles más profundos y respetuosos hacia nuestros jóvenes. Pensar que han de cargar cada día, durante todo un año escolar, un peso que le puede generar disfunciones estructurales a largo plazo., sonroja si pensamos en nuestra responsabilidad en que eso no cambie.

Cuando se comenzó a usar internet para los trabajos escolares, parecía que se había dado con la solución al problema. Sin embargo, la observación del peso que cargan en las mochilas  nuestros jóvenes corresponde a este curso escolar. Llevan en ella los libros de cada asignatura que darán en clase ese día, más el resto del material necesario, la merienda y demás.

Y no se trata de que cada profesor no requiera lo que crea conveniente para desarrollar los conocimientos de su asignatura. Se trata de que cada alumno debería contar, como pasa en otros países, con la taquilla correspondiente en la que guarda el grueso de su material de uso cotidiano en clases. Con ese simple cambio es posible que mejore la situación. 

No olvidemos que los chicos están en una etapa de desarrollo corporal además de intelectual y emocional y que, si atendemos a cuidarlos integralmente, este detalle no es menor. Basta con ver los numerosos casos de baja laboral por problemas de espalda que hay en la actualidad. No todos tendrán el mismo origen, pero vale la pena considerar que ese cambio sería un acto protector de cara a las nuevas generaciones, igual que lo es motivar para la práctica deportiva.

Si las próximas generaciones maduran sin tanto peso temprano en su espalda (aunque no pasa nada porque lo hagan puntualmente si requerimos su colaboración), además de otros aspectos de cuidado integral ya conocidos, podemos reducir la cantidad de adultos afectados. Sería bueno hablarlo con pediatras y docentes, guardianes y acompañantes de la gente del futuro.

Podeu veure aquest article en la següent adreça /opinion/esmeralda-ponce/espalda-y-futuro/20191030111346033819.html


© 2019 clicama

Diari digital de Mollet i el Baix Vallès

Amb la col·laboració 

Generalitat_dep_presidència_LOGO