Imprimir

Desconectar para volver a conectar

Paula Carpintero |

clicama | 17 de d’octubre de 2019

Es innegable que las redes sociales y los móviles han cambiado la vida a millones de personas, pero me gustaría reflexionar sobre la dependencia que nos genera y con ello, el malestar mental y social que acaba por agotarnos. Últimamente he visto que pioneros y creadores de varias apps, han lanzado mensajes para concienciar sobre el uso responsable de estas herramientas y cómo está influyendo negativamente en nuestro día a día sin que seamos conscientes. Paradójico que hasta ellos lo digan, ¿no? Los diseñadores de redes sociales, aplicaciones, videojuegos… persiguen captar la atención del usuario para así mantenerlo enganchado el máximo tiempo posible, y consumir una parte de nuestro tiempo real por un tiempo digital innecesario para nosotros. Esto tiene un nombre y se llama economía de la atención, el modelo de negocio más utilizado  en la redes por las empresas y el que más resultado tiene, compitiendo entre ellas para ver cúal nos tiene más conectado a la pantalla. 

 

Igual que está de moda hacer dietas “detox” como por ejemplo, en la alimentación, ¿por qué en vez de eso no probamos a practicar el “digital detox”? Reducir nuestra relación con cualquier dispositivo y estar mínimamente conectado sin llegar a causarnos dependencia. Lo interesante es que dominemos la tecnología, pero sin permitir que ella nos domine a nosotros. Debemos perder el miedo a no estar pendientes del móvil a cada instante, porque lo que realmente debería aterrarnos es a no vivir la realidad que nos rodea, a disfrutar nuestras relaciones reales y no aquellas que son ficticias y con las que probablemente ni tengamos contacto, sino que están ahí para aumentar nuestra cifra de seguidores, aquella cifra que nos hace entrar en ansiedad si baja o si no han dado like a nuestra publicación, porque todo está tan perfectamente creado para que sea así, para reaccionar con una descarga de dopamina, relacionada con el placer, y que de esta forma sea difícil resistirse. ¿Qué tiempo de conexión forma parte estrictamente de nuestro trabajo y vida, y qué tanto otro es simplemente adicción?

Podeu veure aquest article en la següent adreça /opinion/paula-carpintero/desconectar-volver-conectar/20191017115658033768.html


© 2019 clicama

Diari digital de Mollet i el Baix Vallès

Amb la col·laboració 

Generalitat_dep_presidència_LOGO